Daily Archives: 12 noviembre, 2014

image_pdfimage_print

Municipio de Maipú. El origen. (*)

En su intento por restaurar el orden institucional y restañar las heridas de la sangrienta guerra civil de 1891, una de las primeras medidas adoptadas por el gobierno del presidente Jorge Montt cristalizó en la ley 4.111, que sería conocida como la ley de comuna autónoma. Esta iniciativa, inspirada en el modelo europeo de administración alcaldicia, buscaba proveer a los municipios del territorio un alto grado de independencia en relación al gobierno central del poder ejecutivo, marca registrada del régimen parlamentario instaurado. Promulgada el 5 de diciembre de 1891, establecía un total de 267 comunas, dotadas cada una de ellas de amplias atribuciones, entre las que destacaban la distribución del presupuesto, la implantación de contribuciones locales, la creación y administración del cuerpo de policía, además de la potestad para resolver temas de inversión y enajenación de terrenos.

Fue este contexto el que permitió el nacimiento del municipio de Maipú. Transcurridas poco más de dos semanas desde la dictación de la ley 4.111, el 22 de diciembre de 1891 emana desde el Ministerio del Interior el decreto n° 2.297 que establece su creación. En una lectura detenida del documento nos enteramos que dentro de la organización dispuesta, Maipú es asignada como la municipalidad número 68. Su territorio se encontraba dividido en 5 subdelegaciones, todas ellas definidas como rurales. Así, la subdelegación número 9 correspondía a la zona denominada Chuchunco (actual sector de Las Rejas y Lo Errázuriz, del cual, en virtud de su lejanía, proviene la frase “vivir en Chuchunco”); la subdelegación 10, denominada Pajaritos; subdelegación 11, denominada Maipú; subdelegación 12, denominada Las Lomas; y subdelegación 13, denominada Pudahuel.

Aunque ya oficializada su creación, no es hasta casi tres años después, vale decir 1894, cuando el municipio se configura propiamente tal, a partir de la asignación de recursos, la aprobación de un presupuesto y, lo más importante de todo, la elección de su alcalde. Es importante señalar que la ley establecía la elección de una terna de alcaldes, pues dada la enfática autonomía municipal, se buscaba en teoría evitar la concentración de poder en una sola figura. Efectuados el día 4 de marzo del mismo año, los comicios reúnen a más 1.800 electores. El recuento de votos y el resultado definitivo de la elección se da a conocer cuatro días más tarde por la junta escrutadora departamental., proclamando autoridades municipales a los ciudadanos más votados, de entre los cuales se nombra a don José Luis Vial Carvallo y a don Luis Infante Cerda como segundo y tercer alcalde, respectivamente. A su vez, el cargo de primer alcalde queda para don Agustín Llona Alvizú.

Como primer alcalde en la historia de Maipú, Agustín Llona -propietario del fundo Maipú, extenso campo que actualmente corresponde al casco histórico de la comuna- llevó a cabo una administración marcada por la implementación de bienes y servicios fundamentales para la comunidad. De los 43.912 pesos que constaba el presupuesto municipal de 1894, un tercio de ellos ($15.026) se destinó para la creación del cuerpo de policía; un tercio restante ($14.000) se invirtió en mantenimiento y construcción de caminos; el ítem educación, con la instalación y mantenimiento de tres escuelas municipales, alcanzó un gasto de $3.000, mientras que el presupuesto de salubridad obtuvo un financiamiento de $1800.

Con Agustín Llona se inicia la vida de Maipú como municipio. Figura señera, su apellido, no obstante, seguirá presente en la vida comunal a través de la historia, pero eso será tema de una nueva crónica municipal.

Imagen . Avenida Cinco de Abril a comienzos del siglo xx, en Blog de Miguel Plaza


Acerca del autor

edo

Eduardo Montalbán Marambio es Licenciado en Letras ,Universidad Católica y Magister en Literatura.Universidad de Chile

SESEGOB LOGO(*) Artículo forma parte del Proyecto “Crónicas Municipales. 120 años del municipio de Maipú”.

Fondo de Medios de Comunicación Social año 2014
Ministerio Secretaría General de Gobierno
Gobierno Regional Metropolitano

Mariana Madariaga: Las alarmantes cifras de violencia en el pololeo en Maipú

Estudio revela que el 41.51% de las mujeres y el 60.25% de los varones, reconoce que ha sido víctima de su pareja.

La encuesta fue realizada a 1412 jóvenes que pertenecen a seis Liceos municipales de la comuna:Liceo Santiago Bueras y Avaria, Liceo Polivalente José Ignacio Zenteno, Liceo Alcalde Gonzalo Pérez Llona, Liceo Bicentenario de Niñas de Maipú, Liceo El Llano de Maipú y Reino de Dinamarca).
La encuesta tiene un margen de error muestral de 3% y un intervalo de confianza de 95%.

A fin de identificar cuál es la prevalencia de la violencia de género sicológica, física y sexual en relaciones de pololeo y determinar sus factores de violencia más relevantes en Maipú, un estudio realizado en el marco de una tesis de magister para la Escuela de Gobierno de la Universidad de Chile “Violencia de Género en el Pololeo: Diagnóstico y propuesta de política pública para Liceos de Maipú”, reveló que el El 41.51% de las mujeres y el 60.25% de los varones, reconoce que ha sido víctima de su pareja en relaciones de pareja.

La encuesta fue aplicada en octubre del año pasado a 1412 jóvenes (entre 14 y 20 años) representantes de seis liceos municipales de Maipú (Liceo Santiago Bueras y Avaria, Liceo Polivalente José Ignacio Zenteno, Liceo Alcalde Gonzalo Pérez Llona, Liceo Bicentenario de Niñas de Maipú, Liceo El Llano de Maipú y Reino de Dinamarca).
Tras el análisis de los datos, se constató con preocupación que existe una alta prevalencia de violencia de género en el pololeo en la comuna. “En términos generales, podemos mencionar que casi la mitad de los encuestados, hombres y mujeres, que corresponden al 49.92% de los consultados para nuestra investigación, reconocen en forma directa o indirecta que ha vivido alguna vez en su vida una situación de violencia en la pareja”, aseguró la investigadora Mariana Madariaga, periodista autora del estudio de caso en Maipú.

El estudio, además, demostró que la violencia de género en el pololeo no sólo afectaría a las mujeres en Maipú, sino que también impactaría sobremanera a los varones. En el caso de los varones, la cifra guardaría una correlación directa con los datos proporcionadas por la Subsecretaría de Prevención del Delito del Ministerio del Interior durante el 2012 en la comuna, que revelan un aumento de cifras VIF en hombres.

“Este tema, además, pudiera entenderse, tal como apunta la literatura internacional, a que los hombres tendrían menor dificultad en reconocer la violencia y sus mecanismos de control, debido al rol sociocultural que representan”.

Uno de los puntos a destacar, es que en relación a las dimensiones de la violencia se pudo establecer que la violencia sicológica se impone por sobre las otras dos dimensiones analizadas (física y sexual), detectando que, en promedio general, el 30.74% de los encuestados reconoce haber sido víctima de violencia sicológica. Paralelamente, durante la correlación realizada en forma separada a mujeres y hombres que reconocieron en forma directa o indirecta haber sido víctimas de violencia en el pololeo, se detectó que este índice afecta en promedio al 32.85% de las mujeres, y el 35% de los hombres (Tabla1).

Mariana madariaga  tabla - copia

Con respecto a la violencia física, el 14.77% de los jóvenes encuestados reconoció directamente haber sido víctima de su pareja. En tanto, durante la correlación por sexo, detectamos que este índice alcanzaba al 17.9% en el caso de las mujeres, y al 22.69% en el de los hombres. En relación a la violencia sexual, el promedio de casos fue de 11.09%, en tanto que durante la correlación por sexo, se detectó que esta situación habría afectado en promedio al 9.58% de las mujeres, cifra que, en el caso de los hombres, es relevante, puesto que alcanzó el 20.93%.

Es importante mencionar que el 12.64% reconoció que su pololo le ha pegado (6.41% de las mujeres y el 19.78% de los hombres); el 11.58% de los encuestados aseguró que su pareja le ha lanzado cosas cuando discuten; el 11.25% denuncia que le ha roto las cosas. Sólo el 12.07% cree que su pareja le pega porque lo merece. Sin embargo, en este último punto, los hombres (19.43%) superan en amplia mayoría a las mujeres (5.95%).

Mecanismos de control: violencia sicológica

En relación la violencia sicológica, es relevante dilucidar que la gran mayoría de los jóvenes encuestados (67.99%) aseguró en primer lugar, que las peleas y disgustos con su pareja afectaban su diario vivir. En consecuencia con ello, el 59,33% de los jóvenes declaró que “tuvo que cambiar su manera de ser” para evitar un disgusto y el 53,21% de los consultados que su pareja “influye en sus decisiones”.

Con respecto a las medidas de control en la pareja, la situación se agrava: El 59.49% de los jóvenes confesó que su pareja “no lo deja juntarse con el sexo opuesto” y el 55.5% de los encuestados reconoce que su pololo lo “controla y se molesta si se juntaba con amigos o compañeros de colegio”. También, el 28.81% de los jóvenes aseguró que su pareja le ha gritado (22.01% corresponde a mujeres, el 36.59% a hombres); El 26.77% reconoció que su pareja no siempre le ha pedido las cosas de buena manera (23,23% de las mujeres, 30,81% de los hombres); el 26.28% de los jóvenes que ha pololeado aseguró que su pareja los ha insultado, garabateado, humillado e ignorado (24.91% mujeres, 27.84% hombres).

En tanto, el 16.73% dijo que su pareja lo ha asustado con matarse o con actos de violencia y sólo el 7.99% aseguró que ha sido acosado o amenazado por las redes sociales (Facebook, Twitter)

En relación a la Autoestima, tal como muestra la Tabla 1, casi la mitad de los encuestados, el 49.29% de las mujeres y el 48,24% de los hombres tendría baja autoestima, convirtiéndose en uno de los factores más influyentes en relación a la violencia en el pololeo. Situación similar ocurrió con la Violencia Intrafamiliar. El 28.97% de las mujeres y el 26,91% de los hombres, reconoció que han vivido situaciones de VIF en sus hogares. Una de las situaciones más recurrentes es la violencia sicológica: el 62.38% de los encuestados que reconoció violencia en la pareja aseguró que su madre les grita, mientras que el 39.37% comentó que fue el padre. Respecto de la violencia física, el 19,68% aseguró que fue su madre y el 13.02% aseguró que fue su padre el agresor.

En relación al Uso de Drogas, el 30,85% de los encuestados que reconoció violencia en el pololeo, comentó que su pareja habría estado bajo los efectos de estupefacientes durante un episodio de violencia. En este particular, son las mujeres quienes aseguraron que han estado más expuestas que los varones, en más del 30% de los casos.

En cuanto a los Estereotipos Socioculturales, se detectó que la mayoría de los hombres encuestados para esta investigación, identificaron en el 64.13% de los casos a la mujer con el rol social del cuidado de los hijos, la limpieza del hogar y la preparación de alimentos. Estereotipo que está aún más arraigado en las mujeres, quienes en el 89.16% de los casos, atribuyeron dichas obligaciones a sus congéneres. El estudio detectó que el 19.19% de las mujeres, que han vivido una situación de violencia de pareja, cree que en algunas oportunidades las mujeres son “tontas” y que por eso el hombre las maltrata.
En el caso de los hombres, ocurrió un hecho similar. Si bien la mayoría, el 66.23% opinó que “nunca” las mujeres deben obedecer a los hombres, existe un importante 33.5% de los varones que consideró lo contrario. “Constatamos, además, que el 20.14% de los varones considera a las mujeres “tontas” y que “por eso el hombre las maltrata”. De hecho, el 16.74% de los varones justifica la violencia física contra la mujer, “porque se lo merecen”. Esta situación nos permite evidenciar que algunas conductas agresivas, tal como la violencia contra la mujer, en algunos casos son plenamente justificadas por nuestra cultura y naturalizada por los as mujeres”, explicó la periodista.

Los jóvenes no creen en las instituciones

Respecto a la ayuda y protección proporcionada por las autoridades, la mayoría de los encuestados manifestó su disconformidad frente al tema. El 63.46% de los encuestados que sufrió violencia en la pareja, consideró que la justicia sólo “a veces” ayudó a las personas agredidas. En tanto, el 27.47% de las mujeres, optó por la alternativa “nunca”. Una situación similar ocurrió con los hombres, donde el 55.75% de los varones que reconocen violencia en la pareja, consideraron que la justicia “a veces” ayudaba a las personas agredidas, y el 29.84% de los hombres optó por la alternativa “nunca”.

La capacitación de los jóvenes, a nuestro juicio, debiera ser un primer paso para avanzar en la materia y un claro llamado de atención para el gobierno local de Maipú, respecto a los esfuerzos que deben ser desplegados a futuro sobre violencia de género en la comuna.

Acerca de la autora
mariana madariaga nueva nueva

Mariana Madariaga es periodista y Magister en Gobierno y Gerencia Pública de la Universidad de Chile. Fue jefe de Prensa de la I. Municipalidad de Maipú y actualmente se desempeña como Secretaria General de la Asociación Calle 18. Entidad sin fines de lucro que busca rescatar el patrimonio cultural y mejorar la calidad de vida del barrio en materias de equidad y género.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com