Daily Archives: 16 diciembre, 2014

image_pdfimage_print

¿Todo cambia o, nada cambia?, los líos en el Concejo Municipal de Maipú hace 100 años.

La sustracción del acta y el secuestro del secretario.

Si bien la rectitud y el buen actuar pueden declararse como principios permanentes en más de cien años de historia comunal, los episodios controvertidos y derechamente bochornosos no están ajenos en este largo periplo. De hecho, a quince años de su creación, concretamente en 1910, las sesiones municipales registran tal vez si el primer incidente a nivel de autoridades locales.

Hacia mediados de mayo de aquel año el concejo municipal se hallaba conformado por nueve miembros, dividido claramente en dos bandos irreconciliables. Por un lado, se encontraba la facción integrada por el alcalde titular Daniel Castillo, además del alcalde segundo, señor Eduardo Troncoso, y los regidores Abraham Arredondo y Luis Emilio Rojas; por contrapartida, un segundo grupo, encabezado por el alcalde tercero, señor Francisco Javier Herrera, los regidores Pedro Amengual, Ignacio Astaburuaga, Nicanor Rodríguez y Ramiro Gajardo; estos últimos acusaban al secretario en ejercicio, señor Alejandro Escobar y Carvallo, de sustraer el libro de actas y boicotear la realización de las sesiones ordinarias, impidiendo así dar cumplimiento a buena parte de las tareas alcaldicias, fomentando el malestar de la comunidad, la que se hacía evidente al percatarse de la falta de quorum para sesionar.

El origen de esta disputa debía buscarse en las elecciones celebradas el 1° de mayo de 1910, donde, según registran las actas de la época, se produjo una confusión digna de un sainete absurdo. ¿Cuál era el malentendido? Un simple enredo entre los candidatos Ramiro Gajardo y Ramón Guajardo.

El primero, cercano a Francisco Javier Herrera, había obtenido una votación mayor que su cuasi tocayo, hombre afín a Daniel Castillo; sin embargo, una errata en el registro del tribunal electoral daba como ganador a Guajardo, quedando así abierta la discusión sobre el postulante electo. Un nuevo recuento puso las cuentas en su lugar, pero la designación de Ramiro Gajardo siguió siendo objetada por el bando de Castillo, que a toda costa quería tener la mayoría en el concejo municipal.

Las sesiones posteriores a dicho entuerto transitan por esta senda de cuestionamiento y obstrucción, al punto de no registrarse actas oficiales (las que fueron sustituidas por escritos en papeles ordinarios), ni mucho menos sesiones concretamente realizadas. Como consecuencia de este accionar, el secretario Escobar y Carvallo es removido del cargo, siendo sustituido por Luis Alberto González C., quien, pese a las presiones y a un intento de secuestro que denuncia en la sesión del 16 de mayo, se desempeñará en el cargo durante un par de años, restituyendo el libro de actas.

A tal punto llegó el desencuentro al interior del Concejo Municipal, que la opinión pública se manifestó a través de la prensa local.

En carta dirigida al periódico “El Maipú” del día 16 de octubre, un vecino consigna lo siguiente: “Es una vergüenza lo que sucede en los asuntos municipales en este pueblo. El martes último se presentaron a sesión 6 municipales y en el momento de entrar a sesión se retiraron 2 municipales de los 6 asistentes, dejando sin número para celebrar sesión. Interrogado el Alcalde por qué se iba y no entraba a sesión, contestó con todo desplante, que como no habían venido sus amigos no les convenía dar sesión. Valiente contestación, señor editor, la de este Alcalde de una comuna a las puertas de la capital. Por lo que se ve, se preocupa más de la política que del bien local ¡Qué tiempos!”

No será hasta la siguiente elección de 1912, con el triunfo de Eduardo Troncoso como alcalde, que las rencillas y el fragor político habrán de calmarse, recuperándose, en parte, la normalidad de la gestión municipal.

Municipio de Maipú realizó operativo”Villa Felíz” en el Barrio Lo Errázuriz

121 mil m2 fueron intervenidos por el tercer operativo Villa Feliz en Maipú.

Poda de árboles, limpieza de microbasurales, despeje de luminarias, instalación de juegos, reposición de señaléticas, entre otras, son las obras que más de 300 trabajadores del municipio de Maipú ejecutarán en el tercer operativo Villa Feliz que se realizará en la Villa Lo Errázuriz sectores I, J y K.

Esta actividad forma parte de un programa que pretende hermosear los espacios de los vecinos y que en esta oportunidad se ejecutará con la idea de entregar un regalo a la comunidad para las fiestas de fin de año.

El cuadrante de Villa Lo Errázuriz comprendido entre las calles Santa Corina, Sur de Chile, Bramante y Las Parcelas Sur (sectores I, J y K) será protagonista del tercer operativo Villa feliz en Maipú.

El programa pionero en Chile, pretende intervenir el espacio público a través de obras civiles de rápida ejecución como pintura de lomos de toro y pasos de cebra, reposición de señalética y luminarias, poda de árboles, limpieza de microbasurales, apoyo en seguridad ciudadana, operativo veterinario en tenencia responsable de mascotas, alarmas comunitarias, defensoría ciudadana, ejecución de talleres, zumba, manicure, peluquería, etcétera.

El alcalde Christian Vittori explicó que “la idea es mejorar el lugar de residencia y descanso de los vecinos a través de un trabajo participativo con la comunidad y el municipio. Estas acciones pretenden incrementar la calidad de vida”, finalizó.

Son más de 300 funcionarios pertenecientes a todas las direcciones municipales, quienes durante 8 horas conformaron una cuadrilla de servicios que se volcó a la comunidad con el fin de hermosear los espacios públicos y así mejorar la calidad de vida de los vecinos.

Un plan ejecutado después de varios meses de trabajo que se realizó en conjunto con los vecinos, quienes manifestaron cuales son las necesidades y requerimientos de la comunidad.

Este es el tercer sector que fue intervenido y se proyecta que para el próximo año 2015 serán 6 villas beneficiarias

La mentira como estrategia : colegios Widmer de Maipú, un aviso de venta que no es venta ( cap.I)

lo logró y lo hizo y siempre ha sido así. Eduardo Fuentes el todopoderoso profesor egresado de la USACH y sostenedor educacional de los colegios Alberto Widmer en Maipú, publicó un aviso de venta de uno de sus colegios en Maipú. Logró publicidad ,creo un hecho noticioso,fue entrevistado,y habló de su oposición a la Reforma Educacional.
Bueno, Fuentes, es uno de los líderes de la oposición a la Reforma Educacional en la comuna. Hecho que no es novedad y que por lo demás,es legítimo puesto que está defendiendo sus ideales e intereses.

Una vez difundido el aviso, muy campante y suelto de cuerpo declaró a la prensa nacional fue para “demostrar el malestar por la reforma educacional”. Es decir este aviso es una mentira o una publicidad engañosa y forma parte de una estrategia.

es decir no era una venta real.

En el mismo aviso de venta , señala otras linduras, que también inducen a la desinformación ,como la afirmación que el colegio tiene “excelentes resultados académicos”, ahora una ligera mirada a los resultados en pruebas estandarizadas de nivel nacional como SIMCE y PSU demuestran que no es así.

Pero donde, se induce a error a la opinión pública , por decirlo suavemente, es cuando el Profesor Fuentes declara rotundamente que ” Nunca hemos lucrado””Nunca hemos abusado del aporte del Estado”

La pregunta que uno puede hacerse, es si esta metodología apoyada en el engaño o la desinformación , se puede proyectar hacia otras aristas del quehacer de un educador y de un establecimiento educacional que enseña valores ?

En otras informaciones, ¿el colegio y sus sostenedores también desinforman ,o derechamente engañan o mienten?

Era necesario?

(continuará)


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com