“La Asamblea Constituyente reside en el pueblo”

asamblea en Maipu 1

asamblea en maipu 2

Centro cultural Paulo Freire y Sergio Grez: “La Asamblea Constituyente reside en el pueblo”

Este reciente sábado 26 de septiembre a las 10:30 horas, se inició la Escuela de Monitores por una Asamblea Constituyente, organizada por El Centro Cultural y Ecológico Paulo Freire de Maipú (CCEPF, organismo activo desde el año 2007) en av. Manuel Rodríguez #2074, actual Sindicato de Nestle Chile S.A.

En su inauguración el presidente del sindicato, Sr. Francisco Cáceres, mencionó (izquierda): “el sindicato Nestle Chile S. A. funciona desde el año 2004, con una membrecía de 1300 socios a la fecha… Para nosotros, es un honor entregar este espacio para la formación ciudadana que tanto necesitan nuestros vecinos y colaboradores, en materia de cómo constituir un país, principalmente en el plano laboral. Creemos que el CCEPF tiene las condiciones necesarias para impulsar este gran proyecto.”

Por otra parte, Carlos Rodríguez (derecha) representante del CCEPF argumentó: “El proceso de difusión, y de convocatoria a los ciudadanos, es el comprender el ¿Qué? Y el ¿Por qué? de una Asamblea Constituyente (A.C.), cuyas respuestas serán orientadas por una línea académica sobresaliente en materias de historia, política, economía, género, entre otras.”

Y en su primera clase, y no conferencia, el invitado de honor y esperado por todos los intelectuales maipucinos, el Sr. Sergio Grez Toso (centro), (Dr. en Historia en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París), autor de diversos artículos, ensayos y obras como: “La cuestión Social en Chile….” (1995), “Los anarquistas y el movimiento obrero…” (2007), “Magno Espinoza” (2011), cautivó la atención por explicar una historia de un país en que nunca ha sido verdaderamente democrático en elaborar una Carta Constituyente.

El historiador preguntó: ¿Qué es un proceso Constituyente? (el cual nos invita a reflexionar), la respuesta no tardó: “El proceso Constituyente tiene por objetivo dotar de una Carta Constitucional a un determinado Estado, cuyos contenidos específicos, ambiguos en primera instancia, presentan una precisión muy importante para la ciudadanía.”

La línea histórica tradicional de Chile ha sido tradicionalmente dominada por una aristocracia autoritaria, elitista, religiosa, conservadora y que reprimió al pueblo campestre, lo cual tiene sus orígenes primordialmente en la guerra civil de 1929-1930 culminándose con la “batalla de Lircay”, este hito marcó las formalidades de cómo hacer una Carta Constitucional que predominan hasta nuestro tiempo.

Según el historiador “Las Fuerzas Armadas, tras las principales constituciones de Chile (1833, 1925 y 1980) han actuado como “garantes” del Estado y del orden social, la cual, pusieron sus fusiles y cañones para inclinar la balanza a favor de determinadas soluciones constitucionales propicias por facciones social y políticamente minoritarias. Por ello, es necesario revisar los procesos históricos constitucionales, tanto del General Prieto (1831); El General Ibáñez del Campo (1920); y El General Pinochet (1977).”

Entre las preguntas que se les realizó en público:

-Dr. Grez, en el escenario político actual: ¿Es posible que nuevamente las Fuerzas Armadas sean parteras de una Asamblea Constitucional, tal cual como ocurrió en 1833, 1925 y 1980?

– El solemne respondió: “Esperemos que no, porque la Asamblea Constituyente reside en el pueblo, pero sí, es necesario integrarlos en la discusión; escuchar sus planteamientos y que trabajen con los ciudadanos en conjunto, entendiendo que los problemas de las personas (tanto militares como civiles): ¡Mi problema no es tan solo mí sueldo!, sino también, la educación, la A.F.P, la salud, los pueblos originarios, el medio ambiente…”

En síntesis, La Asamblea Constituye reside en el pueblo, en los ciudadanos más solemnes de este país, comprendiendo que nuestra línea histórica constitucional siempre ha estado ligada al dominio de una minoría aristocrática y militar, que busca y encuentra sus propios intereses, creando mecanismos de dominación, como el sufragio censitario, el aplazamiento del voto femenino, el no reconocimiento de las naciones originarias, y con unas Fuerzas Armadas que son cuestionadas por sus actos realizados hace 30 años atrás.

Es por ello que, Maipú y otras comunidades de Chile, desde el año 2012, diversas fuerzas y figuras políticas están obligadas a pronunciare en el plano del proceso Constituyente, lo que significaría por primera vez en Chile, recién comenzaría hacer y escribir “otra historia”, una historia de ciudadanía activa y efectiva, respetando el consenso y el bienestar social de los Chilenos y de la autonomía de los pueblos originarios. Es decir, un verdadero Chile democrático.

Acerca del autor
Francisco Díaz Céspedes es profesor y magister (c) USACH
Francisco Díaz Céspedes