Crónica 2: Castillo, Herrera, Troncoso. El agitado período 1909-1911.

Banner Historia e Imágenes de Maipú 2

Hacia 1909, el municipio de Maipú estuvo encabezado por tres alcaldes: Daniel Castillo, Eduardo Troncoso y Francisco Javier Herrera. Como lo estipulaban las leyes de la época, el régimen alcaldicio era administrado por un triunvirato de ediles, secundados por seis regidores, cargos ocupados por los señores Ignacio Astaburuaga, Pedro Amengual, Ramiro Gajardo, Abraham Arredondo, Luis Emilio Rojas y Nicanor Rodríguez. Como corolario, a todas estas autoridades se agregaba un secretario municipal. Si bien este gobierno se extendió solo hasta 1911, en un breve lapso de dos años las vicisitudes no fueron pocas para el trío de servidores públicos.

 

De lo que se aprecia en los escasos documentos que perviven, tres o cuatro actas olvidadas en el tiempo, el primer gran alboroto surgió al interior de las mismas autoridades municipales. A poco andar un año de gestión se produjo una modificación en los cargos. Daniel Castillo, elegido como primer alcalde, fue sustituido por Francisco Javier Herrera, quien pasaba así de tercer a primer alcalde. Castillo, a su vez, salía trasquilado, pues perdía su estatus de alcalde y se convertía en regidor. El nuevo triunvirato quedaba integrado por Herrera a la cabeza, mientras que Ignacio Astaburuaga,  hasta ese momento regidor, obtenía la plaza de segundo alcalde. La terna se completaba con Eduardo Troncoso, que pasaba a convertirse en tercer alcalde. Tales reacomodos obedecían a disputas políticas, justificadas en este caso por el domicilio de las autoridades, pues se cuestionaba a Castillo por no tener su residencia en la comuna, situación extendida a todos los ediles, con la salvedad de Francisco Javier Herrera, quien con posterioridad a ser elegido se afincó en tierras maipucinas, logrando así legitimarse como primera autoridad.

 

Semejante clima de inestabilidad política redundó en múltiples enroques y destituciones en el aparato municipal. En el intertanto de tres meses, entre mayo y julio de 1910, se procedió a remover de su cargo al secretario municipal Alejandro Escobar Carvallo, reemplazándolo por Luis Alberto González, quien se mantendría en su cargo hasta el fin de la administración de Herrera. Igual suerte corrió el guardián primero del edificio municipal, Juan de Dios Núñez, removido por “no prestar ninguna garantía” a la alcaldía; su tocayo y compañero Juan de Dios Jiménez sería ascendido a la vacante dejada por Núñez. Un destino similar estuvo a punto de repetir el ayudante de policía Pío Álvarez, quien fue removido para dar paso a Manuel F. González, pero la medida fue revertida y dejada sin efecto por los mismos ejecutores.

 

Como si los entuertos edilicios fueran pocos, también se consigna en las actas de la época un desencuentro entre el municipio y el diputado del Partido Nacional, Roberto Arellano, parlamentario por las ciudades de Chanco, Constitución y Cauquenes, quien es denunciado por “sacar tierra de la calle, frente a su propiedad, conduciéndola al interior de ella y formándose, como es natural, un gran hoyo en la vía pública.” Al año 2017, no hay constancia de que el ilustrísimo diputado haya rectificado su inapropiado proceder, pero sí hay certeza de que las pugnas por el poder, en todas sus esferas, constituyen un leitmotiv para la clase política nacional.

5 Responses to Crónica 2: Castillo, Herrera, Troncoso. El agitado período 1909-1911.

  1. salvador santana dice:

    Gran proyecto, gran crónica!!!

  2. magdalena mardones dice:

    Muy entretenida crónica sobre los albores de la administración municipal.

  3. alexis salinas dice:

    “Al año 2017, no hay constancia de que el ilustrísimo diputado haya rectificado su inapropiado proceder, pero sí hay certeza de que las pugnas por el poder, en todas sus esferas, constituyen un leitmotiv para la clase política nacional.” Buena síntesis del panorama actual…

  4. oscar jiménez e. dice:

    Lo curioso es que las administración posterior fue presidida por Troncoso.

  5. antonia guerrero dice:

    3 alcaldes en 2 años? Eso si que era alternancia…

Deja un comentario