MUNICIPIO CANCELA 366 MILLONES POR CONCEPTOS DE INDEMNIZACIONES A 30 FUNCIONARIOS MUNICIPALES DESPEDIDOS EL AÑO 2017.

 

ERRORES O “CAPRICHITOS” CUESTAN CARO MÁS AÚN CUANDO SE TRATA DE DINEROS PÚBLICOS.

Ese podría ser el colofón  de lo que está ocurriendo en el municipio de Maipú dirigido por la Psicóloga ( Universidad Santo Tomás) Cathy Barriga, que sistemáticamente ha desarrollado una política de despidos de funcionarios municipales , desde el mismo día que asumió en diciembre de 2016.

Al parecer, esta política de despidos, que toda nueva gestión realiza y ajusta ,no reparó que muchos de estos funcionarios desvinculados acudirían a la justicia labora reclamando las necesarias reparaciones vía tribunales.

Es así que las autoridades municipales actuales han tenido que enfrentar demandas laborales por doquier y para amortiguar el impacto, debieron realizar como paliativo transacciones judiciales, es decir acuerdos con los respectivos trabajadores municIpales,hecho que permitió rebajar los montos indemnizatorios.

Ya en los meses de julio y agosto de 2017, se aprobaron transacciones judiciales por un monto total aproximado de unos 90 millones.

Ahora en los meses de enero y febrero de 2018 , se han dictado los respectivos decretos de pagos de 30 indemnizaciones, sea vía transacción judicial ,sea vía sentencia judicial.

Hasta el momento son 30 trabajadores los que acudieron a los tribunales laborales solo asesorados por abogados laboralistas que cobran entre un 25 y 30 % del monto de la indemnización.

DIRIGENTES GREMIALES “ ZOMBIES”

Han acudido solitos, porque los dirigentes gremiales , que ayer ( en las administraciones de Undurraga y Vittori, eran amos y señores, golpeaban la mesa, hacían discursos “duretes”en los banquetes y tomateras que ofrecían esas autoridades Concertacionistas ,ahora son dirigentes “zombies” ,al igual que esas mismas autoridades con las cuales connivieron con cierta complicidad.

Esos dirigentes , no se ven por ningún lado opinando sobre esto, rectifico, no los veo por ningún lado. Antes pagaban a un medio digital local rústico para que registrara sus bravatas, perdón , sus discursos gremialistas, para asustar a Undurraga y Vittori, que por lo demás eran o son bien asustadizos.

Ahora, nada de nada.

¡ PAGA MOYA ¡
Y siguen llegando (probablemente  seguirán) las sentencias judiciales laborales y el municipio seguirá pagando y pagando y la alcaldesa psicóloga exonerando a otros más.

Total , la plata no es mía.
Aquí aplica, el dicho ¡ Paga Moya ¡

Finalmente, si hay sentencia judicial indemnizatoria o transacción judicial indemnizatoria,para estos funcionarios municipales despedidos, significa que no eran fantasmas, de lo contrario, los Tribunales laborales chilenos estaría indemnizando a fantasmas. Situación que sería de la máxima gravedad.