Cathy Barriga, alcaldesa de Maipú  cita a educadora acosada,

 

¿ACTUARÁ COMO EL PAPA CON LOS OBISPOS DE LA CODEDUC?

 

Una educadora de párvulos de un colegio municipalizado de la comuna de Maipú, denunció hace aproximadamente siete meses, el haber sufrido “acoso sexual laboral”, por parte del jefe del establecimiento educacional, dependiente de la Municipalidad de Maipú y administrado por la Corporación Municipal de Educación, cuya presidenta del directorio es la Sra Cathy Barriga Guerra, Alcaldesa de la Comuna de Maipú.

 

El 22 de diciembre del año 2017, la educadora de Párvulos de la Universidad Católica, magister en educación inicial de la UNAB, afectada por el acoso interpuso una denuncia en carabineros de Chile.

 

Dice la educadora en parte de su relato denuncia “Verbalmente me ha preguntado cosas sexuales como: lo que más me gusta en el sexo, cuáles son mis fantasías sexuales, como soy en el sexo (pasiva o activa), que tipo de sexo me gusta más (oral, anal, vaginal, tríos), que posiciones me gustan más (arriba, abajo, de perrito)” etc.

 

 

Los hechos que se mencionan, crudos o no, violentos o no,  han trascendido  incluso el conocimiento de la comunidad local y han sido motivo de crónicas de medios locales como nacionales, los antecedentes obran en poder de la justicia, así como en su momento fueron de conocimiento de las autoridades educacionales de la CODEDUC:, donde Solange es educadora

 

Ante el curso de la denuncia presentada, la CODEDUC reaccionó instruyendo  realizar un sumario interno a cargo de la fiscal, la profesora y directora del Colegio Vicente Reyes, María Soledad Farías.

 

 

Parte de las conclusiones del sumario, supuestamente sugeridas por la directora y  fiscal María Soledad Farías, dicen que ” no existen antecedentes que permitan tener por acreditado la existencia, de acoso laboral y sexual… ”  y luego en una verdadera joyita de elaboración eximente señala que “no hay antecedentes que permitan tener  por acreditado conductas de connotación sexual hacia la denunciante durante la jornada laboral y/o vinculada  a la relación jerárquica existente , que lo haga responsable de alguna figura de acoso.

 

O sea, plantea la Sra María Soledad Farías, la tesis que no habría existido acosos  dentro del horario de trabajo o duración de la jornada laboral. Raya para la suma aquí no ha pasado nada y `pasó por un zapatito roto.

 

Mientras tanto, la educadora, mujer, que denunció los hechos, ha seguido un largo proceso de depresivo, de incertidumbres, dudas, temores, sin perder nunca la esperanza de ser escuchada.

 

Han sido largos meses en que la defensa jurídica de la educadora, ha solicitado acceso al sumario terminado por la CODEDUC, con la finalidad de incorporar a nuevas diligencias judiciales, el expediente ha sido negado de manera sistemática.

 

Manos amigas de algunos medios locales que actúan en connivencia con el municipio, habrían filtrado algunas grabaciones del caso poniéndolas en manos de gente allegada a la alcaldesa, alertando sobre eventuales efectos mediáticos, lo que habría provocado un llamado desde la alcaldía para que la educadora acuda el día jueves a una entrevista con doña Cathy Barriga.

¿La alcaldesa no sabe los entretelones del asunto, a pesar de ser la presidenta del directorio y responsable de la educación municipal?

¿Por qué se preocupa si sus subordinados en la CODEDUC, ya cerraron el caso, sin culpabilidad alguna?

Irá a regañar  privadamente a la educadora por hacer públicos los hechos?

¿Irá a pasar el caso al concejal de la educación para que haga una interpretación dialéctica de los hechos junto a su asesora estrella Nadia Avalos?

Llamará a los ejecutivos de la codeduc, para enrostrarles su desidia, algo parecido a lo que hizo el papa con sus obispos?

¿ Cuál será la opción ?

Bueno, con Cathy nunca se sabe