23 DE ABRIL ,UNA FECHA DE LIBROS

 

 

(…) Judas besa a Jesús y deja impresa 
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía (…)

 

Yo te enseñé a besar: los besos fríos 
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca. 

“Besos”. Gabriela Mistral.

 

 

 

Crédito Imágen: http://nobelliteraturalatinoamericana.blogspot.com

 

Desde pequeños y pequeñas hemos sido instruidos bajo el alero del buen porvenir de los libros. Como no olvidar la “Caperucita Roja”, “Los Tres Chanchitos”, “Pinocho” y otros tanto relatos clásicos de nuestra notable occidentalidad.  El 23 de abril, es la fecha que se estimó conveniente para celebrar, conmemorar y festejar las letras.

 

¿ POR QUÉ EL 23 DE ABRIL ?

El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO (1996) para rendir un homenaje mundial al libro y sus autoras y autores. (1)

 

Los años no pasarían vano, sólo el recuerdo escribe las letras del pretérito, y por más que nos extingamos, seguimos siendo mujeres y hombres que conmemoramos el pasado. Como un juego de palabras, que no pretende estimar los deseos por la lectura, sino de promover el reconocimiento de quienes escriben para que exista. Así, los establecimientos educacionales se verían envueltos en la obligada lectura complementaria, y de compadecer a miles de niños y niñas que leen por una calificación y no por una verdadera recreación.

¡ QUÉ RIQUEZA LEER UN LIBRO SIN  TENER EVALUACIÓN ¡

 

La lectura es una metacognición de la humanidad, que suele ser, en palabras del filósofo Saldivia Maldonado, “una ocasión para reflexionar sobre los autores o su creatividad literaria individual, o bien para pensar en los lectores y los usuarios de los libros (…) para recordar a Platón,  Aristóteles, Santo Tomás de Aquino, Heidegger, Ortega y Gasset  y a Sartre entre tantos otros, y perciben que el libro no sólo es un objeto rectangular con hojas impresas, sino que es un medio para comunicar cultura, para compenetrarse de las formas de vida de otros tiempos y para conocer los anhelos y esperanzas de muchos hombres y mujeres que han dejado un mensaje en este formato. Y que corresponde por tanto, analizar dichos conocimientos; entrar en esa prosa matizada de valores y sueños, como si fuera un mandato. Y entonces descubren que allí, saltando entre los párrafos y las letras hay un grito de vida, una expresión de humanidad que no quiere perecer que trasciende por su propio mensaje escrito.” (2)

 

Y qué decir de las grandes escritoras, muchas de ellas en un silencio del anonimato, quienes firmaron con seudónimos de “hombres” elocuentes. Fuente de conocimiento que brilla en la decencia moral de los que creyeron alguna vez en la esperanza literaria femenina, y que hoy se perpetúan con frases utópicas sin esa agonía.

 

Como no mencionar en la mesa, en la clase, en el trabajo los escritos de Mistral, Allende, Woolf, Austen, Brontë, Matute, Sand, Eliot, Arendt, Frank… y el orbe unido a los clamores más fraternos de la mujer; tal como tu madre o tu abuelita, que en el mejor momento de tu vida, te contaban aquellos clásicos sin desmerecer el beso indoloro del humanismo.

 

Fuente:

(1) Cf. https://www.diadellibro.eu

(2) “Día Internacional del Libro: Su sentido humanista”.

En http://investigacionespeip.blogspot.com/

(3) Imagen. Pintor Damián Flores Llanos.

Acerca del Autor :

Francisco Díaz Céspedes

Es Profesor , Magister en Filosofía de las Ciencias y escritor

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: