Tag Archives: Eduardo Montalbán

image_pdfimage_print

Historia e Imagenes de Maipú : alcaldes,concejales y regidores

Banner fondo de medios 2017

Radioeme, el diario Electrónico de Maipú, nuevamente resulto ganador en el concurso de Fondo de Medios 2017, de la Secretaria General de Gobierno y el Gobierno regional, con el proyecto denominado “Historia e Imágenes de Maipú : alcaldes, concejales y regidores”.

El proyecto considera escribir 30 crónicas periodísticas en torno a las figuras locales que contribuyeron de alguna forma al desarrollo de nuestra comuna desde su fundación en el año 1891.
Crónicas elaboradas a partir de una pequeña investigación documental, bibliográfica , consultas en Hemeroteca y material documental,iconográfico y bibliográfico propio que arrojen antecedentes sobre la actuación y las obras de nuestros alcaldes, regidores y concejales más destacados a lo largo de la historia maipucina.

Los textos serán elaborados por el Director de radioeme, profesor y magister en Historia ( U. Chile) ,Camilo Montalbán y por el coordinador del Proyecto Eduardo Montalbán Marambio, Licenciado en Letras (UC) y magister en Literatura (U.Chile).

Banner Historia e Imágenes de Maipú 2

Así comenzó SMAPA

En un día como hoy, 22 de diciembre de 2014, en el cual se celebra una año más del decreto que creó el municipio de Maipú, con fecha 22 de diciembre de 1891, se inauguró una nueva y moderna planta de SMAPA,el Tranque II ubicada en av. Segunda transversal, es bueno recordar como surgió la sanitaria municipal .

Antes de que el agua potable se convirtiese en un bien municipal, era la Empresa de Aguas de Santiago la encargada de suministrar este servicio, a través de un estanque de 200 metros cúbicos de capacidad, ubicado en Avenida de Los Pajaritos. Conectado por una matriz de cuatro pulgadas que venía desde Santiago, el suministro entregaba agua a la población durante tres horas al día. Situación equivalente sucedía en Cerrillos, donde la Empresa de Santiago llegaba con una matriz hasta el Camino Lo Errázuriz.

Pero finalmente la distribución desde Santiago se cortó, ante lo cual la máxima autoridad de la época, José Luis Infante Larraín, ordenó en 1942 la construcción de un pozo para extraer agua destinada a alimentar la Piscina Municipal. Paralelamente, resolvió construir un pozo en Cerrillos y para el efecto adquirió un terreno de cuatro hectáreas en la intersección del camino a Lonquén con el camino a Melipilla. Hasta ese momento, la población debía ir a buscar el agua en tiestos de toda clase a unas llaves que existían en el puerto aéreo de Cerrillos.

La iniciativa de Infante Larraín no tuvo respiro, pues acto seguido se enfocó en la construcción de la Planta Los Cerrillos, que se terminó en octubre de 1948. Concretada por el ingeniero Horacio Lira, era esta una estructura cuadrada, poseedora de un estanque enterrado de 280 metros cúbicos, además de un estanque elevado de 240 metros cúbicos, situado sobre la misma planta.

Por el lado del sector de Cerrillos, el problema del agua potable estaba más o menos resuelto. Prueba de ello es que la zona dio cobijo a una serie de industrias. La consolidación de esta red permitió un desarrollo notable, a tal punto que la plusvalía de los terrenos aumentó considerablemente, con lo que el municipio de Maipú recaudó mayores ingresos por concepto de ventas y arriendos.

Pero en el sector de Pajaritos y sus alrededores, el antiguo y pequeño estanque no lograba satisfacer las necesidades de los vecinos. En virtud de esta carencia, José Luis Infante solicitó ante el Ministerio del Interior el traspaso de las instalaciones pertenecientes a la Empresa de Aguas de Santiago a dominio municipal. Mediante el decreto n° 288 de enero de 1950, se autorizó a la Municipalidad para hacerse cargo de todo el servicio de agua potable de la comuna y se nombró una comisión para tasar los bienes de la empresa. Nacía así la Empresa Municipal de Agua Potable de Maipú, quedando en funciones con sus plantas de Los Pajaritos y Cerrillos. El paso siguiente fue extender la red y los arranques domiciliarios, con lo que el consumo general se vio incrementado. Para atender a esta alza, en 1951 se construyeron dos nuevos pozos, uno en la planta Los Pajaritos y otro en la planta Los Cerrillos, además de uno nuevo en 5 de abril. Bajo la administración alcalde Gonzalo Pérez Llona, hacia 1955 se inició en este último la construcción del estanque 5 de abril.

Consolidándose a lo largo del tiempo, La Empresa Municipal de Agua Potable de Maipú demostró ser un modelo de administración comunal.

edoAcerca del autor :
Eduardo Montalbán Marambio es Licenciado en Letras ,Universidad Católica y Magister en Literatura.Universidad de Chile

SESEGOB LOGOArtículo forma parte del Proyecto “Crónicas Municipales. 120 años del municipio de Maipú”.


El primer Estadio Municipal de Maipú

Antes de su ubicación actual, en Avenida Cinco de Abril 0700, el estadio municipal de Maipú se hallaba en la zona que hoy ocupa la nueva Plaza Mayor de la comuna. El 3 de abril de 1955, una concurrencia cercana a las cinco mil personas se daba cita el día tres de abril para presenciar su inauguración. Montando a caballo, desplazándose en carreta o a pie, vecinos de distintos rincones llegaban al nuevo recinto, adornado para la ocasión con catorce banderas patrias.

La ceremonia arrancó a las tres de la tarde, presidida por Gonzalo Pérez Llona, alcalde de aquella época (y de otras sucesivas); se sumaba a él la presencia de los regidores de la comuna, señores Hernán Bravo, Silverio Villanueva, Juan Bautista Monsalve y el incombustible José Luis Infante Larraín; Alfonso Alvarado, sacerdote de la parroquia de Maipú; René Espinoza, capitán de Carabineros, además de numerosos industriales de la comuna y representantes de la Asociación Central de Fútbol.

El puntapié inicial, nunca tan apropiada la frase, lo dio la banda de músicos de la escuela de infantería de San Bernardo, quien se hizo presente en el campo de juego con un vistoso y magnífico desfile, para dar paso a la presentación de los clubes deportivos de la comuna. Luego de unas sentidas palabras del alcalde Pérez Llona, fue el momento de la bendición del estadio, a cargo del párroco Alvarado. La música popular, como cabía suponer, no pudo estar ausente de tan significativo hito. El conjunto de guitarra de los Hermanos Campos se encargó de poner la nota folclórica, seguido por Guadalupe del Carmen, famosa intérprete nacional de corridos y rancheras mexicanas que causó furor entre el público presente.

Un encuentro de fondo entre el seleccionado de Maipú y el equipo Thomas Bata fue el acto final de la inauguración, coronado con un cóctel de agradecimiento por parte de la alcaldía a los vecinos y entidades asistentes.

Obra de alto impacto social que impulsó el desarrollo de la práctica deportiva, el antiguo estadio municipal será durante treinta años el escenario que albergará el triunfo y la derrota de la afición maipucina.


Carlos Llona Albizú : el proyecto del primer tren a Maipú.

Correspondió a Carlos Llona Albizú encabezar el municipio de Maipú durante el período 1901-1904. Hermano de Agustín, primer edil en la historia de la comuna, había ocupado ya el primer sillón con anterioridad (1897-1899), por lo que este segundo ciclo fue concebido como continuación de su labor primera, marcada por su afán de introducir nuevos adelantos para la vida maipucina.

Quizá fue este énfasis modernizador el que impulsó a Llona Albizú a fijar, en sesión extraordinaria del 21 de noviembre de 1903, las bases para la construcción del primer ferrocarril a Maipú. Dichas bases estipulaban el trazado de una línea férrea mediante la concesión y privilegio a inversionistas privados. En la sesión citada, la Ilustre Municipalidad de Maipú concedía permiso y privilegio a los señores Augusto Astaburuaga y Florencio Echeverría para construir y explotar una línea férrea en la Avenida de Los Pajaritos, con destino hacia el sector de Las Rejas. Se trataba de una concesión gratuita, a dos años plazo, previo pago de una garantía de 500 pesos, la que debería ser depositada en un banco a la orden de la Ilustre Municipalidad de Maipú, pudiendo pagarse en moneda corriente o a través de bonos, y así asegurar el cumplimiento de las obligaciones que el municipio imponía.

Dentro de las obligaciones de los concesionarios se encontraba la mantención en buen estado del suelo correspondiente ocupado por la línea, el cual debía pavimentarse. Asimismo, la trocha, es decir, el ancho de la vía férrea, debía ser igual a la del Ferrocarril Eléctrico de Santiago, con el propósito de establecer un punto de conexión.

Era potestad de la alcaldía definir el modelo de carros, como también sus condiciones de mantenimiento, aseo e iluminación. Además, al estar la línea férrea rodeada de canales y acequias, especial atención merecía por parte de los concesionarios dejar expeditos los desagües, manteniéndolos en buen estado, para así evitar inundaciones y accidentes.

En cuanto a tarifas, los concesionarios podían cobrar diez centavos a los pasajeros de 1° clase y cinco centavos a los pasajeros de 2°, pudiendo variarse si la alcaldía así lo estimaba. Finalmente, el municipio, finalizada la concesión, tenía la posibilidad de comprar a los privados la línea férrea y administrarla de manera exclusiva.


Imagen : Del Libro “Pinceladas y Brochazos de un Maipucino” antiguo del escritor Guido Valenzuela

Acerca del Autor :
edo
Eduardo Montalbán Marambio es Licenciado en Letras ,Universidad Católica y Magister en Literatura.Universidad de Chile

Artículo forma parte del Proyecto “Crónicas Municipales. 120 años del municipio de Maipú”.

SESEGOB LOGO

Artículo forma parte del Proyecto “Crónicas Municipales. 120 años del municipio de Maipú”.

Fondo de Medios de Comunicación Social año 2014
Ministerio Secretaría General de Gobierno
Gobierno Regional Metropolitano


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com