Sábado 27 de Noviembre de 2021
  • UF: $30.723,10
  • Dólar: $819,59
  • UTM: $53.476,00
Santiago de Chile
+16°C

Alta: +15°

Baja: +11°

Juv, 01.07.2021

Elías Beltrán, un kimche maipucino

Si de cultura se trata, Elías Beltrán es toda una institución en la escena maipucina. Músico, compositor, director artístico, investigador, a lo largo de gran parte de su vida ha desarrollado una extensa labor cultural que lo ha llevado a recorrer distintos lugares del Chile y el mundo. Llegó a Maipú por la década del cincuenta, de muy pocos años. Era, desde luego, otro Maipú, un Maipú de calles de tierra, de canales, de siembra, de gente noble y buena; se podía caminar sin peligro ni aprehensiones. “Hoy en día no solo estamos afectados por la delincuencia, hay un clima de agresividad y violencia nunca antes visto, en el ámbito cotidiano. Pero acá estamos en este terruño que amamos con el corazón, haciendo música, trabajando desde plataformas digitales; a fines de octubre publicaré material relacionado con el Maipú de antaño”, nos cuenta a modo de exclusiva.

Cuando se le pregunta por su vínculo con la música, es imposible no mirar hacia atrás y recordar el tiempo de la infancia junto a sus abuelos, en una casa de madera ubicada en calle Tristán Valdés. “Mi abuela era pianista y mi abuelo era concertista en violín, tocaba en la Orquesta Sinfónica. Todas las tardes mi abuela se sentaba al piano con sus partituras, mi abuelo tomaba su violín y tocaban un par de horas. Lo hermoso y lo curioso es que mientras tocaban, los vecinos llegaban hasta la reja de entrada y se quedaban escuchando como público, algunos de pie, otros sentados. Esa imagen me quedó marcada para siempre y me hizo amar la música, aprehenderla como una experiencia maravillosa.”

Aquel nexo con la música se prolongaría hasta la adultez, momento en el que Elías Beltrán ingresa al Conservatorio Nacional de Música para estudiar guitarra clásica. Dos años permanecerá en la institución, para luego abandonar el estudio por asuntos laborales. El distanciamiento fue solo académico, porque la vocación por crear y recrear sonoridades ya había germinado en él. Así fue que a poco andar formó un grupo musical, llegando a grabar para los sellos RCA Víctor y EMI Odeón. Más tarde vendría una larga carrera ligada al folclor, llegando a presidir la Confederación Nacional de Conjuntos Folclórico de Chile. En Maipú, a su vez, dio forma a la Casa del Folclore y a la agrupación cultural Antú.

Fue quizá su amor por el folclor y por Maipú lo que condujo inevitablemente a Elías Beltrán a producir una de las obras fundamentales del patrimonio cultural local, “La Cantata del 5 de Abril”, creación teatro-musical que a partir del episodio de la batalla de Maipú realiza una ambientación histórica muy vívida sobre el inicio de nuestra vida republicana. Una puesta en escena que da cuenta de los ideales que inspiraban la gesta libertadora, pero que también da cuenta de la crudeza inherente de la guerra, en un montaje que con hondura dramática reconstruye el espíritu de una época y su consiguiente condición humana. Obra que, tanto a juicio nuestro como de su propio autor, no ha sido valorada en su total dimensión. “La cantata ha sido un fracaso, en términos de difusión, por la renuencia de los espacios culturales y de las autoridades locales, en especial en el último tiempo. Había un compromiso con la Municipalidad de financiar la obra, lo que no se concretó, lo que obligó a cobrar entrada y a desistir de concebirlo como un espectáculo gratuito y abierto para toda la comunidad.”

La cultura mapuche, tan en boga hoy en día, también ha sido otro de los ejes de interés en el trabajo de Elías Beltrán, teniendo como resultado la composición musical «La Cantata Mapuche», y la edición del libro «Mapuche. La cultura mapuche. Historia, mitos, leyendas, poesía». El propio Elías define esta vocación: “De muy joven fui cercano al mundo mapuche. Un día tuve la oportunidad de aprender mapudungún durante dos largos años; ahí se me abrió una ventana inmensa que me permitió entender nuestra geografía, nuestro paisaje, nuestra realidad. Luego me adentré en sus tradiciones y ceremonias, participando en nguillatunes.” Posterior e inevitablemente, ese cúmulo de experiencias fue complementándose con una constante investigación documental y un incesante afán por recopilar los relatos orales de la cultura mapuche. “He sido testigo del alcance de la cultura mapuche, lo que trasmito siempre en conversatorios y charlas que tengo la fortuna de ofrecer. En Argentina, por ejemplo, algunos atuendos gauchos, como el poncho, las botas y el trarilonko (cintillo), tienen un marcado origen mapuche”. En opinión de Elías Beltrán, esta revaloración de lo mapuche no es azaroso ni está sujeto a una moda: “Siempre discuto con muchos mapuche sobre su situación actual. Hace cincuenta años, cuando yo empecé a investigar su cultura, al mapuche solo lo empleaban en las panaderías, y aquello se prolongó por mucho tiempo; hoy en cambio, vemos su presencia en muchos ámbitos: hay políticos, doctores, poetas, historiadores, profesores. Es el pueblo mapuche el que ha terminado por colonizar Chile, no al revés. Por lo mismo, es inevitable el encuentro y el diálogo, porque la batalla cultural ya la ganó el pueblo mapuche.” Y en dicha batalla cultural, el aporte del músico no ha sido menor, prueba de ello ha sido el reconocimiento por parte de la Conadi, institución que ha nombrado a Elías Beltrán como Kimche, hombre sabio en la cosmovisión mapuche.

En este tiempo de cuarentenas y confinamientos, Elías Beltrán perfila sus próximos proyectos hacia la masificación de su trabajo a través de las plataformas digitales, en un guiño hacia el futuro que espera tenerlo activo en este tramo de su vida.

Esta crónica forma parte del proyecto «Maipú: Tercera edad, cultura y sociedad», financiado por el Fondo de Medios Regionales 2021.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Comentarios

Deja un comentario

Lo más Visto

A %d blogueros les gusta esto: